La Medicina Preventiva y Salud Pública, de la transversalidad a la cohesión

 

 

atomo

El otro día, sentada en un pequeño bar de Madrid, compartiendo un momento maravilloso con mi gran amiga Paloma González Yuste, especialista en Medicina Familiar y Comunitaria y en Medicina Preventiva y Salud Pública, hablábamos de esta última especialidad compartida y que tanto nos gusta a las dos. A mí a veces se me llena la boca de palabras que quieren salir y salen. Así que hablando con ella le comenté que me parecía una especialidad que cohesiona el Sistema Nacional de Salud. Teniendo como tiene una mente inquisitiva y astuta me pidió explicaciones y me rebatió las inconsistencias. Diré que ni estaba en mi mejor día ni estoy en mi mejor momento, mi padre lo sabe bien, así que la argumentación fue más bien pobre y bastante torpe quedando mi amiga lejos de estar convencida de mi propuesta. Por eso estoy aquí ahora, porque “como amiga suya que soy, le debo una explicación, y esta explicación que le debo, se la voy a pagar, porque la debo”.

Cohesionar según la Real Academia de la Lengua significa “unir, dar cohesión a algo” siendo cohesión la “1. Acción y efecto de reunirse o adherirse las cosas entre sí o la materia de que están formadas; 2. unión de algo con otra cosa; 3. Unión entre las moléculas de un cuerpo; 4. Fuerza de atracción que mantiene unidas las moléculas de un cuerpo”.

Fijaos que a mí la definición que más me gusta de cohesión es la última, fuerza de atracción que mantiene unidas las moléculas…

El disruptivo informe Flexner en 1910 cambió radicalmente la enseñanza de la Medicina ya que atomizó el conocimiento médico en disciplinas verticales que permitían un análisis muy exhaustivo y una especialización máxima del conocimiento. Llegándose, gracias a esto, a una profundización sin precedentes en la patología y en la curación de la enfermedad, pero en gran medida favoreció que los médicos empezásemos a tratar enfermedades y no enfermos. Frente a esta tendencia mayoritaria resistieron dos especialidades, la Medicina Familiar y Comunitaria y la Medicina Preventiva y Salud Pública. Los primeros tratan personas y los segundos poblaciones. Ambas son dos especialidades que gozan de muy poca consideración profesional, peor pagadas y con complejo de inferioridad respecto a las grandes especialidades clínicas. Pero ambas son dos grandes generalistas de la Medicina y por tanto holísticas en su contenido y planteamientos.

Mi postulado es que son el engranaje necesario para una asistencia de calidad y para la sostenibilidad a largo plazo, intergeneracional si preferís, del Sistema Nacional/Autonómico de Salud. Me centro en lo que buenamente conozco un poco, la Medicina Preventiva y Salud Pública.

¿Por qué le dije a mi amiga que es una especialidad cohesionadora del Sistema Nacional de Salud?

Empecemos analizando su carácter transversal. Es una especialidad que supone competencias, habilidades y conocimientos aplicables a toda la práctica clínica: prevención de eventos adversos y muy en especial de transmisión de enfermedades prevenibles, calidad asistencial y seguridad del paciente, análisis de datos de salud y obtención de datos de actividad y de investigación (epidemiología y bioestadística), promoción de la salud, prevención de la enfermedad (cualquier enfermedad), gestión sanitaria… Y su aplicación trasciende el entorno hospitalario y de atención primaria, trasciende los servicios de sanidad (salud pública). Es de aplicación global en la atención sanitaria y más allá, trasciende a todas las políticas que afectan a los determinantes de salud. Somos por tanto un grupo de profesionales con una visión integral y conjunta de todo el sistema sanitario y sociopolítico.

Además, la especialidad de Medicina Preventiva y Salud Pública es autoridad sanitaria y por tanto sus decisiones, legalmente, pueden ser aplicables al resto de profesionales y entornos sociopolíticos. Otra cosa es que su autoridad esté muy limitada a casos extremos y que generalmente nadie se atreva a usarla, pero existir existe. Esto desde mi punto de vista legitima a la profesión como garante del Principio Rector de la Constitución Española del Derecho a la Protección de la Salud.

Una de las competencias más potentes de la especialidad y que lamentablemente ya no consta en su denominación es la de Gestión Sanitaria, una gestión sanitaria desde la comprensión global del sistema de salud, con los determinantes de salud como filosofía central y con una perspectiva poblacional y al mismo tiempo centrada en la persona como centro del sistema, es una garantía inicial de independencia y de transparencia, elementos clave que podemos aportar al Buen Gobierno.

Otra de las características troncal y definitoria de la especialidad son las competencias en investigación biomédica reflejadas en los conocimientos y habilidades básicas en epidemiología, bioestadística y método de investigación científica. Es una especialidad por tanto que permite una garantía de calidad de la I+D+i de los servicios de salud, de cualquier especialidad y tema ya que tenemos las bases metodológicas para asesorar a lo largo de todo el proceso de un proyecto de investigación desde el diseño a su publicación.

Así mismo, las competencias en Calidad y Seguridad Asistencial y gestión de la calidad, nuevamente nos sitúa en una posición privilegiada para tener una visión global del centro, del servicio y del sistema de salud en que trabajamos. Para comprender empáticamente qué espera un paciente y qué podemos ofrecer ya que tenemos competencias en gestión.

Además, deberíamos dominar la comunicación persuasiva para poder hacer cosas como la promoción de la salud. Por ellos somos los especialistas más capacitados para definir mensajes claros, comprensibles y que tengan un impacto en la población, con conocimientos para favorecer la movilización ciudadana.

Sigo, Pombiña, sosteniendo que somos una especialidad cohesionadora del Sistema Nacional y Autonómico de Salud y que, si nos coordinásemos como una red profesional y de activismo social y colaborásemos activamente entre nosotros, con la autoridad política, con nuestros compañeros y con la población en general, mediante un nuevo profesionalismo nacido de la convicción del ejercicio profesional con excelencia seríamos una fuerza de atracción sin precedentes para mantener unidas las moléculas que componen el Sistema Nacional Público de Salud de nuestro país. Seríamos cohesionadores del Sistema

Espero haber sido más convincente hoy…

 

Anuncios