Del offshoring a la automatización de los trabajos en healthcare (I): ¿Seremos prescindibles en nuestro trabajo?

Hace poco fui con los niños a la fábrica de chocolate de Valor en Vilajoiosa en Alacant. Allí tienen un pequeño museo del Chocolate con una degustación final que apasionó a mis chiquitines porque de hecho tienen chocolate puro de ese que el pobre Señor Colibrí, intolerante a la lactosa, puede comer. Mi marido y yo habíamos estado allí hará unos siete u ocho años. Y os preguntaréis a qué viene esta reflexión personal en este blog de Gestión Clínica. Parecerá que me he confundido con el blog de niños que tengo, pero no.

En la citada visita, te enseñan someramente la fábrica desde la altura mientras te explican el proceso de producción del chocolate. Pues ahí es donde mi marido y yo nos quedamos tremendamente sorprendidos, casi no había trabajadores en la cadena de producción. En ocho años se había automatizado la gran mayoría de los trabajos que se hacían, desapareciendo el trabajador/obrero humano. Habían sido sustituidos por una máquina, nada nuevo, lo hemos vivido desde siempre como civilización.

Y puestos a meditar sobre el tema volviendo en el coche, entre gritos de guerra y peleas infantiles íbamos pensando hasta qué punto los trabajos podrían automatizarse, por ejemplo, en algo tan humanista como es la asistencia sanitaria.

Y parece ser, dicen los expertos, que cuando se introduce un avance tecnológico disruptivo, que aumenta la eficiencia y reduce costes en parte gracias a eliminar puestos de trabajo humanos, se producen dos efectos competitivos: 1) de una parte, se destruyen puestos de trabajo aumentando por lo tanto el paro; 2) de otra se incorporan más empresas al mercado, ahora más accesible para ellas, y generan puestos de trabajo nuevos. Y esto a nivel macroeconómico hasta ahora parece que tiene un sentido compensatorio, pero no son los mismos puestos de trabajo ni requieren la misma formación o habilidades y competencias. Es decir, los obreros que se van al paro siguen en el paro, son otros los empleados en las nuevas compañías. Pero, es más, qué pasará cuando el número bruto de puestos destruidos supere al número de puestos creados.

Pensando en esto me acordé de la película “Figuras ocultas” que me ha gustado mucho. En concreto me acordé de una de las protagonistas, la supervisora de las “calculadoras de color” (o sea, las grandes mentes que hacían los cálculos físicos y matemáticos más complicados para que la carrera espacial se pudiese realizar y que estaban encerradas en el cuerpo de una mujer negra en vez de un hombre blanco). Pues, Dorothy Vaughan,  se da cuenta de lo que significa para el futuro de sus “calculadoras” que instalen la computadora IBM, el paro.

Lo interesante es su reacción “largoplacista”. Ya que para seguir teniendo trabajo, por tanto un futuro y una situación privilegiada dada la coyuntura del país y su condición doble de mujeres y negras, tienen que saber manejar el ordenador mejor que nadie. Deben convertirse, reinventarse, ser imprescindibles para la empresa. Y además lo hace desde esa perspectiva social de compartir el conocimiento y la información, primero se forma ella clandestinamente y después enseña a las calculadoras. De hecho, se hicieron imprescindibles y no perdieron el trabajo.

Ese dilema lo estamos viviendo actualmente de nuevo con el avance de unas tecnologías que hace posible ya no externalizar trabajos sino eliminarlos mediante la automatización, y eso, no tiene por qué ser malo o perjudicial si somos capaces de descubrir la manera de ser útiles. Pero, sobre todo, es que el progreso es imparable. En la historia de las civilizaciones cada Revolución Industrial ha llevado a la destrucción de un gran número de puestos de trabajo y cada una de ellas se ha solucionado de una forma distinta. Veremos cómo se desarrollará esta.

¿Cómo afectará esto a los puestos de trabajo del entorno sanitario? Vosotros qué pensáis.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s