Donde derrapa la humanización de la sanidad…

A colación de un desafortunado incidente denunciado en las redes sociales por un paciente sordo indignado he retomado mi reflexión sobre la humanización de la sanidad. La humanización de la sanidad no es nada nuevo, pero la humanización de la sanidad está de moda. La verdad es que es un concepto indiscutible e impecable, a mí profesional sanitario, a mí paciente, a mí familiar y a mí ciudadana de un estado de bienestar, me encanta y además me voy a permitir hacer algunas reflexiones.

Y es que, no sé, a mí me pareció siempre que una característica intrínseca a las profesiones sanitarias es la humanidad y el humanismo. Y hay algo que me disgusta de la palabra en sí. Supongo que suele usarse para referirse a conceder o suponer características humanas a algo que no las tiene. Seamos justos, la RAE lo define en su primera acepción como “hacer humano, familiar y afable a algo o a alguien” y en su segunda acepción como “ablandarse, desenojarse, hacerse benigno”. Pero a mí sigue sin convencerme su aplicabilidad con la acepción de la que hablamos. Las organizaciones sanitarias son muy humanas, tanto, que son falibles y sienten la fatiga. Y no hablo de los profesionales exclusivamente, hablo tambien de los pacientes, de la población, de sus gestores…

Quizá sea la implícita separación que se hace entre humanidad y asistencia sanitaria o que una gran cantidad de propuestas dentro de este abanico de actuación parecen salidas de un despacho donde profesionales deciden qué es lo importante para el paciente sin preguntarles a ellos. Pero ¿ablandarse? ¿hacerse benigno?

O quizá que la humanización se plantea siempre con el objetivo puesto exclusivamente en el paciente, y ojo, que la palabra clave aquí es “exclusivamente”. Yo tengo claro que el centro y foco del sistema es el paciente, tan claro lo tengo que me meto en líos por defenderlo, sin embargo, en las instituciones sanitarias hay otras personas, otros humanos, que también pasan allí mucho tiempo, los profesionales y trabajadores. Es necesario aplicar una perspectiva de sistema para humanizar realmente la sanidad. Porque sin eso, sólo hay parches que no solucionan nada.

Fijaos que he conocido muchos desaprensivos y arrogantes, he conocido muchos estúpidos incompetentes, incluso he conocido mala gente con bata blanca, pero la gran e inmensa mayoría de mis compañeros, son buenos, son buenos profesionales pero sobre todo son buenas personas. Se les encoje el corazón no sólo cuando muere un paciente sino cuando no pueden darle la atención que merecen. Se van a casa y sufren infartos por exceso de trabajo y por preocupación… y se levantan por la mañana quemados y van a trabajar con la sonrisa en la boca porque la gente no tiene la culpa.

En fin, pero a lo que yo iba con esto es que todos los planes de humanización que podamos imaginar naufragan estrepitosamente cuando un paciente sordo llega a urgencias, avisa de que es sordo y pasa siete horas esperando a ser atendido porque le avisan exclusivamente por megafonía y se va sin ser atendido.

¡Uf!

Pero, ¿dónde está el problema?

En el paciente que acude solo a urgencias, evidentemente no. En el profesional que lo recibe que no se molesta en apuntar que hay que ir a buscarlo porque no oye la megafonía. En el profesional que le llama insistentemente sin recibir respuesta y no acude a ver qué pasa. En los ciudadanos que acuden a urgencias como una entrada rápida a la consulta de un especialista o a pruebas complementarias específicas. En la sobrecarga asistencial por falta de sustituciones y recortes lineales absurdos.

En qué partida presupuestaria entra que se acuda a llamar a un sordo porque no oye la megafonía… porque no nos confundamos, es estrictamente necesario hacerlo, pero costar cuesta dinero, aunque sólo sea el coste de esos minutos que el profesional saturado tiene que emplear en ir a buscar al paciente en vez de hacer otra cosa, coste de oportunidad.

Y otra reflexión que no pude dejar de hacerme después de algunas experiencias que

conozco a veces de primera mano, ¿se investigará este evento como un incidente de seguridad del paciente que llegó al paciente?

Porque es un incidente de seguridad del paciente que debe ser analizado para mejorar siempre sin buscar culpables sino soluciones. Porque, amigos, el problema no es uno y no se encuentra a un nivel del proceso asistencial, el problema es multifactorial, multinivel, multiprofesional. Porque se han alineado los agujeros de seguridad hasta producir esta situación esperpéntica.

No disculpo lo que ha pasado ni mucho menos, me parece increíble, pero no corramos a

arrojar piedras al sistema nacional de salud ni a sus profesionales, ni siquiera a los políticos se supone que lo gestionan, no corramos a arrojar piedras sobre los culpables porque no lleva a ningún sitio, veamos cómo evitar que vuelva a pasar. Aprendamos de nuestros errores y hagamos un poco de introspección todos como actores interesados en el sistema público de salud. Porque esto no puede volver a pasar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s